Skip Global Navigation to Main Content
Skip Breadcrumb Navigation
Día de la No violencia contra la Mujer
 
No debemos permitir abusos

Día de la No violencia contra la Mujer

Este 25 de noviembre se celebra el Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer.

Mediante la Resolución 54/134 del 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General designó el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y se invitó a los gobiernos, organizaciones internacionales y ONGs a organizar actividades para reforzar la sensibilización pública acerca de dicho problema. Mujeres activistas adoptaron dicha fecha como el Día de la No Violencia contra la Mujer desde 1981.

A continuación, ponemos a su disposición enlaces sobre el tema:

Desde el 25 de noviembre  hasta el 10 de diciembre del 2009, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) está uniéndose con otras organizaciones en el mundo, dedicadas a la promoción de derechos, para llamar la atención conjuntamente respecto a la violencia contra las mujeres. Estos 16 días de activismo para eliminar la violencia contra las mujeres involucra a grupos de todo el mundo que llaman la atención sobre el apoyo a servicios para sobrevivientes, invocan a mayores esfuerzos de prevención y promuever reformas legales y judiciales.

Campaña de 16 días contra la violencia de género

En cada país del mundo, la violencia contra las mujeres destruye las vidas de niñas y mujeres. Separa familias y priva al Mundo del talento que tan urgentemente necesita. Niñas y mujeres están en la mira por su género en cada momento de sus vidas, desde el acceso a sistemas de salud y nutrición inadecuados, hasta matrimonio de menores, tráfico, las llamadas "matanzas de honor", asesinatos por la dote, y la negligencia y ostracismo hacia las viudas – y esta no es una lista exhaustiva.

Esta violencia es una pandemia global. Atraviesa etnicidad, raza, clases sociales, religión, niveles educativos, y fronteras internacionales: el único elemento común es que las víctimas son elegidas porque son mujeres.

Desde 1991, el mundo ha separado los 16 días que se enlazan al 25 de noviembre, el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia en Contra de las Mujeres, con el 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, para subrayar la idea de que la violencia contra las mujeres es una violación a los derechos humanos. Esta violencia no es cultural, sino criminal. Es un problema de todas las naciones y requiere una respuesta conmensurable con la seriedad de estos crímenes.

Estas diversas formas de violencia incluyen el bajo status - arraigado y duradero- alrededor del mundo de las mujeres y niñas. Terminar la violencia requiere tanto que incrementemos la persecución de los perpetradores, como que trabajemos para lograr la complete equidad de las mujeres en todas las esferas de su vida.

La violencia basada en el género no es únicamente un tema de mujeres, es un reto global para los derechos humanos y la seguridad. Como un problema internacional, requiere soluciones internacionales y los Estados Unidos está comprometido a trabajar con los gobiernos, instituciones multilaterales, y un gran rango de aliados privados-desde activistas hasta sobrevivientes y líderes de la sociedad civil- para eliminar la impunidad hacia aquellos que perpetran estos crímenes, y para asegurar que las leyes que reconocen la equidad de las mujeres y que el derecho a ser libres de violencia, estén totalmente implementadas. Estamos trabajando para promover el compromiso de los hombres para terminar con la violencia. Estados pidiendo a los líderes religiosos que incorporen estos mensajes -tan consistentes con todas las creencias- en sus actividades y alcance.

Y estamos ayudando a asegurar que niños y niñas de todas las naciones tengan acceso equitativo y seguro a una educación de alta calidad que enseñe el valor intrínseco de cada persona.

La Secretaria Clinton ha puesto este tema como una prioridad de la política internacional norteamericana y la administración de Obama se ha comprometido también a terminar con la violencia contra las mujeres en los Estados Unidos, donde muchas mujeres son maltratadas y víctimas de abuso.

Las mujeres son la clave para el progreso en el siglo 21. Cuando son marginadas, maltratadas, la humanidad no puede progresar. Cuando pueden acceder a sus derechos e igualdad de oportunidades en educación, sistema de salud, empleo y participación política, estas mujeres sacan adelante a sus familias, sus comunidades y sus naciones. Es tiempo de que terminar con la violencia contra las mujeres se convierta en una prioridad para todos nosotros.